Desde principio de la era industrial, y hasta mediados del siglo XX, aproximadamente, las empresas no tenían mayores dificultades en diferenciar los costos directos e indirectos. Los costos de fabricación eran mayormente costos directos.

En otras palabras, en una fábrica todos los recursos empleados en ella se destinaban a la producción de uno, o unos pocos productos. Conocer el costo de producción de dichos productos era relativamente fácil, pues la mayor parte eran costos directos.

Costos directos e indirectos y los empleados de la empresa

En una empresa, los “trabajadores directos” son los empleados que realizan el trabajo repetitivo de primera línea en contacto directo con los productos o los clientes.

Muchos otros empleados, sin embargo, están detrás de la línea del frente realizando trabajos recurrentes y de soporte a los trabajadores directos, ya sea en forma diaria o semanal. El trabajo de estos empleados es altamente repetible en algún nivel –por ejemplo, un cajero en un banco–.

Esto se puede representar con el siguiente gráfico de costos directos e indirectos, que incluye el tipo de gasto mencionado, más otros dos componentes principales de la estructura de costos de cualquier organización: sus materiales de compra y sus costos indirectos.

La incidencia de los costos directos y los indirectos

En el gráfico puede observarse que a medida que pasan los años, la estructura de costos de las empresas ha disminuido para los costos directos y aumentado para los costos indirectos.

Distintas razones de mercado, tecnológicas y de gustos del consumidor, han hecho que las empresas modernas deban estar preparadas para lo que yo llamo “poli-producción”. En otras palabras, distintas variedades de productos, distintos mercados, etcétera.

A eso hay que agregar que el trabajo de los departamentos internos de soporte (Marketing, Tecnología, Seguridad, Auditoría, etc.) son más importantes y generalizados en los sistemas de gestión modernos. La mayor parte de estos departamentos origina costos indirectos, pues no pueden asignarse a un solo producto o servicio, sino a varios.

Los costos directos son fácilmente identificables

La mayoría de las empresas tienen experiencia en identificar, monitorear y medir el trabajo de los trabajadores que realizan tareas recurrentes mediante el uso de tasas de costo y costos estándar. Muchas empresas, por ejemplo, determinan costos estándar y los utilizan a manera de costos directos.

Las organizaciones de servicios también miden este tipo de información relacionada con la salida. Por ejemplo, muchos bancos conocen su costo estándar para cada depósito, cada transferencia bancaria, etc.

Los costos indirectos son crecientes

Los problemas ocurren en la zona de los costos indirectos, que se muestra en la parte superior del gráfico. El cuadro revela que, durante las últimas décadas, los costos indirectos de soporte han estado desplazando a los costos directos recurrentes.

Muchas empresas tienen una visión bastante clara de sus costos directos, pero no cuentan con suficiente información sobre sus costos indirectos, o acerca de los factores que están causando el nivel de gasto de sus costos indirectos.

¿Cómo hacer un cálculo correcto para asignar los costos indirectos a los productos y servicios, y así determinar el costo exacto y total de cada uno de ellos?

ABCosting puede ayudar en la exactitud del cálculo de costos

En un banco, por ejemplo, ¿a qué productos o servicios finales deben asignarse los costos de los gerentes y los equipos de empleados que trabajan en los departamentos de soporte?

La única información financiera disponible para analizar los gastos de ese personal y otros costos indirectos de apoyo son los datos del presupuesto financiero anual. Estos niveles de gastos son negociados anualmente. La atención se centra en los niveles de gasto, no en las distintas tasas de costo. El gasto es monitoreado después de que el presupuesto es publicado.

Pero el gasto solo se monitorea para cada departamento o función, y para cada período, de manera de determinar si el desempeño de los gerentes está por encima o por debajo del presupuesto o plan.

Esto no resuelve el problema. Puede ser que la realidad sea distinta a las estimaciones presupuestarias, y muchos productos y servicios terminan siendo mal costeados porque los costos indirectos no se asignan de manera realista.

ABCosting para una correcta asignación de costos directos e indirectos

ABCosting es una metodología que ayuda a resolver este problema. Los costos indirectos se asignan a un grupo definido de Actividades según el consumo que dichas Actividades hacen de recursos como mano de obra, tecnología, energía, arrendamientos, etc. Así, pueden conocerse los costos de las actividades que se desempeñan en la empresa.

Luego, los costos de las actividades se asignan a los distintos productos o servicios según cómo éstos consuman dichas actividades.

El resultado es una correcta asignación de los costos directos e indirectos hacia los productos y servicios que realmente los consumen.

ABCosting es la metodología adecuada para realizar esa asignación y ese cálculo de costos directos e indirectos. El sistema es mucho más exacto que el cálculo de costos estándar y, aplicado a toda la organización, ayuda a comprender los costos de la actividad laboral, así como el costo estándar de los productos.

Comparte este artículo

Si te pareció útil, compártelo con tu red de contactos.