Para ponerlo en términos simples y prácticos, el Business Intelligence (o Inteligencia de Negocios) consiste en reunir y procesar información proveniente de fuentes diversas, y ponerla a disposición de los responsables de la toma de decisiones en las empresas. A diferencia de la gestión de empresas tradicional, dependiente de los departamentos financieros, la gestión moderna busca horizontalizar la disponibilidad de la información estratégica.

Lo que realmente importa en cualquier definición de un concepto como Business Intelligence no es tanto qué es, sino para qué queremos incorporarlo a nuestra gestión empresarial. Desde la perspectiva de los resultados de negocio, el desafío es lograr un conocimiento profundo de la empresa y del escenario en el que desarrolla sus actividades. Y eso con el propósito de introducir correcciones y lograr mejoras en los resultados que la hagan más competitiva y le permitan alcanzar sus Objetivos Estratégicos.

El concepto de Business Intelligence se refiere al conjunto de estrategias, metodologías y herramientas tecnológicas orientadas a convertir información en conocimiento para fundamentar un proceso de toma de decisiones inteligentes y efectivas en el ámbito de las empresas. (Puedes ver información sobre nuestras soluciones en la nube en este link).

Una adecuada comprensión del verdadero alcance de la implementación de Business Intelligence en la gestión del negocio la da una simple ecuación: un ahorro de 0,10 dólares en la fabricación de un producto del cual se van a fabricar un millón de unidades se traduce en un incremento del margen de ganancias equivalente a 10.000 dólares. (Sobre el cálculo de costos, conoce más sobre nuestra herramienta Sixtina ABCosting).

Suena a poco, pero es en la replicación de este patrón de mejoras a lo largo de todos los procesos y toda la cadena de valor donde el impacto acumulado tiene la dimensión de una ventaja competitiva verdaderamente trascendente. Es la diferencia entre una gestión que desconoce dónde se encuentran esas mínimas oportunidades de hacer una diferencia (ni cómo descubrirlas), y una gestión moderna que tiene la vocación de nutrirse de los conceptos y las herramientas que llevan a las empresas líderes a las posiciones que ostentan en sus respectivos mercados.

El enfoque integrador del Business Intelligence

Imagen enfoque integrador del Business Intelligence en la toma de decisiones
El enfoque integrador del Business Intelligence en la toma de decisiones

Un enfoque integral e integrador de Business Intelligence debería brindar un abordaje que permita completar un circuito de razonamiento lógico que contenga:

  • Observar el escenario para conocer qué está sucediendo.
  • Analizar y comprender los datos que surgen de esa observación.
  • Predecir lo que ocurrirá o podría ocurrir en el futuro.
  • Colaborar en equipo para diseñar acciones posibles.
  • Decidir el camino a seguir.

Si bien los orígenes del término Business Intelligence se remontan al año 1865, cuando fue usado por primera vez en una enciclopedia en los Estados Unidos, el concepto moderno está vinculado con el surgimiento y desarrollo de las modernas herramientas de almacenamiento y gestión de datos. Solo la incorporación de éstas permite hablar legítimamente de “Inteligencia de Negocios”, tal como lo entendemos ahora.

Y aun dentro de este escenario más reciente, el invento del disco duro por parte de IBM en 1956, y su posterior incorporación a las PCs de escritorio, remite solo a los inicios rudimentarios de las aplicaciones e implementaciones de lo que podríamos identificar como la era moderna del Business Intelligence.

Recién en los ’90 podemos identificar un avance significativo en el desarrollo y comercialización de herramientas con aplicaciones de Business Intelligence, aunque todavía en una instancia poco accesible, difíciles de usar y poco intuitivas.

El salto de calidad del Business Intelligence en las empresas

Habrá que esperar hasta el cruce de fronteras entre milenios para, recién entonces, encontrarnos cara a cara con el verdadero potencial del hardware y software de Business Intelligence, con soluciones rápidas, fáciles de usar y dotadas de la magia del paradigma de lo intuitivo, que termina de democratizar su uso y horizontalizar su implementación a lo largo y ancho de todo el proceso productivo y la cadena de valor de las empresas y organizaciones.

Una de las claves del Business Intelligence en su actual etapa de evolución, es la capacidad de las herramientas tecnológicas de tomar información (datos) de fuentes múltiples y de diferentes tipos y formatos, y reunirlos en un nuevo lugar para traducirlos a un común denominador capaz de producir nueva información valiosa para el análisis y la toma de decisiones.

Allí es donde entran el concepto y los procesos de Extracción, Transformación y Carga (ETL por sus siglas en inglés) propios de los sistemas de Business Intelligence. Técnicamente hablando, de lo que se trata es de traducir datos provenientes de una variedad de fuentes normalizadas e independientes, a un sistema desnormalizado pero con datos plenamente integrados. (Descubre cómo funciona el proceso ETL en Sixtina Dashboard).

Los “estándares” que marcan la diferencia

Algunas de las características que constituyen una suerte de estándar en las herramientas de Business Intelligence que pretendan estar entre los productos líderes del mercado, se resumen en las siguientes:

  • Accesibilidad de la información, garantizando el acceso a los datos por parte de todos los usuarios involucrados.
  • Apoyo en la toma de decisiones, facilitándoles a los usuarios seleccionar y manipular los datos que les son relevantes.
  • Orientación al usuario final, procurando la independencia entre los conocimientos técnicos de los usuarios y su capacidad para usar estas herramientas.

Para ponerlo en términos simples (aunque con la advertencia de no banalizar), podría decirse que las actuales herramientas de Business Intelligence permiten “popularizar” algo de lo que los departamentos financieros de las empresas vienen haciendo desde siempre. En otras palabras, lo que se busca es mejorar y optimizar la toma de decisiones en todos los ámbitos de la empresa, haciéndoles posible y facilitándoles el acceso a los datos y las herramientas que les permitan hacer previsiones económicas de mediano y largo plazos.

Comparte este artículo

Si te pareció útil, compártelo con tu red de contactos.

Sixtina fue fundada en 2005 como resultado de una sencilla observacion: las empresas cambiaron su forma de gestión, pasando a ser operadas por equipos colaborativos, con creciente uso de tecnología y amplia competencia potenciada por la globalización. Pero las empresas hispanoparlantes no se adaptaron a los cambios.

Al notar este desfase, Marcelo French y el equipo de Sixtina crearon la vision de Medir para Mejorar, y desarrollaron la Plataforma de Gestión Integral (PGI) para respaldarla. Gracias a nuestro conjunto de aplicaciones integradas, potentes y fáciles de usar, las empresas hispanoparlantes tuvieron la oportunidad de acortar la brecha de productivdad con herramientas como:

  • Cuadro de Mando Integral (Balanced Scorecard)
  • Modelos de Costos Basados en Actividades (ABCosting)
  • Business Analytics
  • Gestión de Procesos
  • Mapas Estratégicos
  • Control de Proyectos

Así, ofrecemos a nuestros Clientes un nuevo concepto de gestión, con información relevante, útil, integrada, online y personalizada. Después de todo, Sixtina se propuso ayudar a la modernización de las empresas hispanoparlantes, y que el mundo fuera más atractivo, generando una transformación empresarial tras otra.

Eso es lo que hacemos todos los días.

Sixtina fue fundada en 2005 como resultado de una sencilla observacion: las empresas cambiaron su forma de gestión, pasando a ser operadas por equipos colaborativos, con creciente uso de tecnología y amplia competencia potenciada por la globalización. Pero las empresas hispanoparlantes no se adaptaron a los cambios.

Al notar este desfase, Marcelo French y el equipo de Sixtina crearon la vision de Medir para Mejorar, y desarrollaron la Plataforma de Gestión Integral (PGI) para respaldarla. Gracias a nuestro conjunto de aplicaciones integradas, potentes y fáciles de usar, las empresas hispanoparlantes tuvieron la oportunidad de acortar la brecha de productivdad con herramientas como:

  • Cuadro de Mando Integral (Balanced Scorecard)
  • Modelos de Costos Basados en Actividades (ABCosting)
  • Business Analytics
  • Gestión de Procesos
  • Mapas Estratégicos
  • Control de Proyectos

Así, ofrecemos a nuestros Clientes un nuevo concepto de gestión, con información relevante, útil, integrada, online y personalizada. Después de todo, Sixtina se propuso ayudar a la modernización de las empresas hispanoparlantes, y que el mundo fuera más atractivo, generando una transformación empresarial tras otra.

Eso es lo que hacemos todos los días.