Alejandro Magno, Julio César, Napoleón Bonaparte, Winston Churchill y muchos otros. Sus historias nos enseñan que cuando hay un gran estratega, hasta las situaciones más calamitosas pueden revertirse.

Con la crisis actual, muchas compañías tendrán que revisar su estrategia. Para hacerlo, es crucial entender de qué se trata la estrategia. Una gran estrategia es el punto de partida de cada proceso de ejecución de la estrategia.

Pero además de saber de qué se trata la estrategia, también se debe cultivar la actitud correcta hacia ella.

En mi carrera profesional me he encontrado con muchos estrategas. Algunos fueron malos. La mayoría eran promedio. Solo unos pocos fueron realmente increíbles.

Las cosas que los grandes estrategas hacen a diario pueden pasar desapercibidas. Pero para aquellos que miran cuidadosamente, se vuelven visibles.

Hábitos de un gran estratega

¿Cómo convertirse en un estratega que va más allá del papel tradicional de un líder? Aquí hay una lista de cosas que los grandes estrategas hacen con frecuencia:

1. Un gran estratega nos hace participar

Los buenos estrategas formulan estrategias usando frases como: “Queremos superar al mercado y tener un ROI al menos dos por ciento más alto que el promedio de la industria en los próximos cinco años”.

Y aunque esta frase podría representar perfectamente la ambición de la empresa, la verdad es que a la mayoría de las personas simplemente no les importa.

Los grandes estrategas van más allá de las presentaciones de PowerPoint. Buscan maneras de hacer que nos preocupemos por la estrategia de la empresa. Buscan formas de convertir una idea abstracta en una carrera concreta de la que todos queremos ser parte.

Solo piense en John F. Kennedy, que hizo que toda una nación se preocupara por la estrategia de la NASA al convertir la aeronáutica en una carrera que todo estadounidense quería ganar: “Creo que esta nación debería comprometerse a lograr el objetivo, antes de que termine esta década, de aterrizar un hombre en la luna y lo devuelve a salvo a la tierra”.

2. Un gran estratega nos mantiene enfocados

Los buenos estrategas saben que el éxito de la estrategia depende de nuestra capacidad de apegarnos a las decisiones que hemos tomado. Los grandes estrategas se destacan porque se atreven a defender esa decisión y saben decir NO.

Se destacan porque a veces están dispuestos a adoptar una postura impopular, como sacrificar resultados a corto plazo para crear valor a largo plazo. Saben que la estrategia se trata de elegir y persistir con las decisiones. Y, con su ejemplo, inspiran a otros a hacer lo mismo.

3. Un gran estratega facilita nuestro proceso de decisión

Cuando los empleados se quejan de la estrategia de la empresa, dicen cosas como “la estrategia no está clara”, o “nuestra organización no tiene una estrategia”. Pero el punto subyacente que quieren manifestar es “no sé qué puedo hacer para ayudar”.

Los estrategas malos no prestan atención a este mensaje oculto. Si el mensaje de estrategia es claro para ellos, suponen que está claro para todos. Los grandes estrategas se esfuerzan por lograr que todos se sumen a la nave de la estrategia. Proporcionarán información estratégica en un idioma que las personas entiendan.

Un gran estratega proporciona pautas de priorización para alinear las opciones del día a día con la gran opción.

4. Un gran estratega simplifica nuestras vidas

Todo estratega sabe que la complejidad crea oportunidades en el mundo exterior. Por ejemplo, ¿por qué crees que hay un millón de opciones de suscripción diferentes para tu móvil?

Los grandes estrategas también saben que copiar esas estrategias puede hacer que la vida para todos sea un infierno.

Saben que no se necesita un departamento diferente para cada segmento de cliente al que se acercan en el mercado. Saben que la complejidad interna es la principal causa de rendimiento, y trabajan para simplificar los procesos en los que trabajan los empleados.

5. Un gran estratega nos cuenta historias

Es sabido que los hechos tienen veinte veces más probabilidades de ser recordados si son parte de una historia. Las historias son poderosas porque proporcionan contexto y crean una conexión emocional.

En otras palabras, la historia correcta envuelta alrededor de una idea hace que el mensaje central sea más pegajoso, más fácil de recordar. Una presentación de PowerPoint o Excel no. Por eso los grandes estrategas cuentan historias.

En mi caso personal, siempre recuerdo una historia que me transmitió un poderoso mensaje: en el siglo IV AC, Atenas estaba gobernada por Pericles, un gran estadista. También estaba en guerra con Esparta, su tradicional enemigo. Un día trajeron la noticia de que un enorme y temible ejército espartano se acercaba y estaba a sólo dos días de Atenas. Los atenienses entraron en pánico, y el terror se apoderó de la ciudad. De pronto Pericles se presentó en el Foro e impartió órdenes precisas para la defensa. Al terminar dijo: “Temo más a nuestros propios errores que a las lanzas espartanas”.

Los atenienses lograron derrotar a los espartanos, pero el mensaje de calma, sangre fría y responsabilidad que transmitió ese gran líder perdura más de 24 siglos después.

6. Un gran estratega examina la ejecución de las estrategias

La ejecución de la estrategia no es algo por lo que otras personas deberían preocuparse mientras ejecutan las acciones y tácticas más importantes. Los grandes estrategas lo saben, y es por eso que también tienen la ejecución de la estrategia en su agenda.

Saben que si no lo hacen el PowerPoint terminará atrapando polvo en los escritorios hasta que los pobres resultados obliguen a definir una nueva estrategia.

En gran medida el fracaso de muchas estrategias no está en su definición, sino en su ejecución.

7. Un gran estratega nos educa

Los malos estrategas muestran sus habilidades de pensamiento estratégico en cada oportunidad. Los buenos estrategas nunca se jactan de sus fortalezas conceptuales.

Los estrategas memorables hacen que su misión sea compartir su conocimiento, educar a otros sobre de qué se trata la estrategia y cómo formular las preguntas de estrategia correctas.

En resumen, los grandes estrategas inspiran a otros a pensar lo impensable. Y luego, como todos los demás, se ponen manos a la obra y ayudan a la organización a tener éxito.

Comparte este artículo

Si te pareció útil, compártelo con tu red de contactos.

Sixtina fue fundada en 2005 como resultado de una sencilla observacion: las empresas cambiaron su forma de gestión, pasando a ser operadas por equipos colaborativos, con creciente uso de tecnología y amplia competencia potenciada por la globalización. Pero las empresas hispanoparlantes no se adaptaron a los cambios.

Al notar este desfase, Marcelo French y el equipo de Sixtina crearon la vision de Medir para Mejorar, y desarrollaron la Plataforma de Gestión Integral (PGI) para respaldarla. Gracias a nuestro conjunto de aplicaciones integradas, potentes y fáciles de usar, las empresas hispanoparlantes tuvieron la oportunidad de acortar la brecha de productivdad con herramientas como:

  • Cuadro de Mando Integral (Balanced Scorecard)
  • Modelos de Costos Basados en Actividades (ABCosting)
  • Business Analytics
  • Gestión de Procesos
  • Mapas Estratégicos
  • Control de Proyectos

Así, ofrecemos a nuestros Clientes un nuevo concepto de gestión, con información relevante, útil, integrada, online y personalizada. Después de todo, Sixtina se propuso ayudar a la modernización de las empresas hispanoparlantes, y que el mundo fuera más atractivo, generando una transformación empresarial tras otra.

Eso es lo que hacemos todos los días.

Sixtina fue fundada en 2005 como resultado de una sencilla observacion: las empresas cambiaron su forma de gestión, pasando a ser operadas por equipos colaborativos, con creciente uso de tecnología y amplia competencia potenciada por la globalización. Pero las empresas hispanoparlantes no se adaptaron a los cambios.

Al notar este desfase, Marcelo French y el equipo de Sixtina crearon la vision de Medir para Mejorar, y desarrollaron la Plataforma de Gestión Integral (PGI) para respaldarla. Gracias a nuestro conjunto de aplicaciones integradas, potentes y fáciles de usar, las empresas hispanoparlantes tuvieron la oportunidad de acortar la brecha de productivdad con herramientas como:

  • Cuadro de Mando Integral (Balanced Scorecard)
  • Modelos de Costos Basados en Actividades (ABCosting)
  • Business Analytics
  • Gestión de Procesos
  • Mapas Estratégicos
  • Control de Proyectos

Así, ofrecemos a nuestros Clientes un nuevo concepto de gestión, con información relevante, útil, integrada, online y personalizada. Después de todo, Sixtina se propuso ayudar a la modernización de las empresas hispanoparlantes, y que el mundo fuera más atractivo, generando una transformación empresarial tras otra.

Eso es lo que hacemos todos los días.